Asunto Impreso

Siete nuevos libros de escritores argentinos para regalar en el Día del Padre

Por Daniel Gigena / Desde novelas hasta ensayos sociológicos, y de libros de fotografía a poemas, sugerencias para celebrar (y luego pedir prestado)

No es casual que la familia de verbos emparentados con los libros se asocie con las personas que queremos: prestar, cuidar, donar, recomendar, compartir e incluso heredar. Regalar es otra de esas acciones en las que, por lo menos, hay dos personas involucradas, además de un objeto valioso y apreciado: el libro.

La Fundación El Libro lanzó por primera vez este año una campaña pública para promover la compra de libros para el Día del Padre. "En este momento recesivo, tratamos de apoyar al sector editorial y de librerías. Antes hicimos campañas similares para el Día del Niño y el Día de la Madre y hemos advertido resultados positivos. Siempre pensamos que es poco y que podría hacerse más", indicaron desde la entidad. Durante la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, con la compra de la entrada cada visitante recibió un chequelibro de regalo por $ 55 (aquellos que realizaron compras por más de $ 500 pudieron acceder a un segundo chequelibro). Válidos hasta el 14 de julio, los chequelibros funcionan como cupón de pago y pueden ser canjeados en más de 300 librerías de todo el país. Recomendamos siete títulos publicados recientemente en el país, de distintos géneros y temáticas, con algo en común: todos los autores son argentinos.

 

Chicos de Varsovia. Una hija, un padre y las huellas de la mayor insurrección contra los nazis, de Ana Wajszczuk (Sudamericana, $ 349).

El primer libro de no ficción de la editora y periodista nacida en Quilmes en 1975 promete ser una de las sorpresas del año. Mediante una mixtura de géneros, que incluye la crónica de viajes, la reconstrucción histórica y el aliento poético, la autora le cuenta al padre la historia de su familia durante el Levantamiento de Varsovia, en 1944.

"El pasado es un animal que no se extingue, que reaparece siempre -dice Wajszczuk a LA NACION-. A principios de 2000, muchos años después de la muerte de mi abuelo, que había llegado a la Argentina después de que la Segunda Guerra Mundial lo expulsara de Polonia, un primo suyo nos contactó y así encontré la historia de la familia que había quedado del otro lado del océano. Escribí un libro de poemas sobre esas memorias, y creí haber terminado con algo. Pero el pasado volvió porque nunca se había ido y en 2015 regresé con mi padre a Polonia a buscar la historia de tres primos de mi abuelo, hermanos y casi niños, que murieron durante la insurrección más trágica de la Segunda Guerra: el 1° de agosto de 1944, el ejército clandestino polaco se levantó contra la ocupación nazi. Viajé a buscar lo que quedaba, también, de otras historias de sobrevivientes que había encontrado en la Argentina. Abrí una puerta al mundo de la infancia de mi padre, un mundo polaco incrustado en el conurbano bonaerense: el idioma de zetas y eses, los olores, los sabores que habían quedado del otro lado, en el pasado. Como un cuento de buenas noches al revés, fui una hija que le contó a su padre la historia desconocida de su familia."

 

Imágenes apuntadas. Los relatos de un fotógrafo, de Eduardo Longoni (Planeta, $ 700)

El reconocido fotógrafo documentalista reúne en su primer libro un conjunto de imágenes que recorren la historia y la cultura de la Argentina desde 1979 (con una foto que registra los destrozos causados por el atentado de Montoneros contra Juan Alemann) hasta 2016, en el momento en que Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, presenta en conferencia de prensa al nieto recuperado 114, el hijo de su hija desaparecida. Longoni acompaña las fotografías con textos en los que desliza apuntes técnicos e históricos, recuerdos personales y sugerencias profesionales. Acerca de los retratos que, en 1991, hizo del escritor Ernesto Sabato, Longoni escribió: "A veces charlábamos tanto que la cámara no salía mi bolso más que en algún segundo luminoso". Hermoso libro, cuidadamente impreso, que cuenta la historia del país mediante fotos que quedarán grabadas para siempre en la memoria.

 

Los motivos del lobo, de Liliana Escliar (Tusquets, $ 349)

Escritora y guionista de cine y televisión, Liliana Escliar (Buenos Aires, 1959) obtuvo el premio Planeta en 2000 por su primera novela, La arquitectura de los ángeles. Para la segunda, ideó una trama atrapante, cuyo protagonista (Daniel Parodi) "migró" de la serie televisiva Malicia al libro. No podía salir mejor. Cuenta la autora sobre ese personaje: "En una escena memorable de Los puentes de Madison, un irresistible Clint Eastwood le pregunta a la regaladísima Meryl Strep cómo es su marido, y ella le contesta: Limpio. Nunca un adjetivo fue tan demoledor. De Daniel Parodi, el ex investigador forense de la novela, nadie podría decir eso. Parodi es desprolijo a fuerza de excesos, un talentoso que ha perdido su talento, un hombre al que le duele el alma, a pesar de que está seguro de haberla perdido. Excesivo, impulsivo y bastante cabrón, tiene sin embargo un grupo de incondicionales que lo sigue, lo sostiene, lo quiere y lo requiere: Ernesto Soria, un octogenario ex policía devenido en librero; Fabián, un hacker tan hábil como tímido; el psicólogo Marcos Setton y la fiscal Diana Quaranta, que le encarga pericias para que pueda por lo menos malvivir. Al protagonista de Los motivos del lobo los hombres lo quieren invitar a tomar un whisky y las mujeres lo queremos meter en la cama. Daniel Parodi es un perdedor. Pero un perdedor entrañable. Nunca un adjetivo calzó tan justo".

 

En Buenos Aires 1928, de Francis Korn y Martín Oliver (Sudamericana, $ 329)

¿Cómo vivían los habitantes de Buenos Aires en 1928? ¿Qué podían oír, ver, leer, comentar, gozar, padecer o experimentar los porteños durante ese año, el último del gobierno de Marcelo T. de Alvear, antes de que Hipólito Yrigoyen volviera a la presidencia? El año en que nació el diario El Mundo (en el que escribió Roberto Arlt) y la revista La Canción Moderna, orientada a los lectores juveniles, cuando Corrientes aún era angosta y el Teatro Colón comenzaba a adquirir prestigio internacional, es el momento elegido por Korn, socióloga e investigadora impar, y el sociólogo Martín Oliver. Pocas veces la historia social fue tan encantadora como en este libro escrito a dúo.

 

Ngorongoro, de Leopoldo Castilla (Nudista, $ 240)

Nuevo libro del escritor salteño que, de regreso del exilio en los años 80, reside en Buenos Aires. Obtuvo recientemente una distinción de la Academia Argentina de Letras por su libro de poemas Tiempo de Europa. Los viajes, las culturas desconocidas y la vida de los seres anónimos pueblan los poemas de Castilla en un registro popular y vivaz. Ngorongoro designa una región de Tanzania y es el título de su nuevo libro, que describe costumbres, territorios y personajes de África. Conviven en Ngorongoro distintas perspectivas sobre las bellezas y los terrores de ese continente, filtradas por la percepción, siempre móvil, del Teuco Castilla. "Sin ver que todo desterrado/ se transforma/ en dos tiempos distintos/ pero en un solo espacio", se lee en "Sincretismo".

 

A morir, de Broemmel & Castagna (Factotum Ediciones, $ 245)

Otro libro escrito a dúo y protagonizado por, precisamente, Broemmel y Castagna. En el inframundo de un cyber que atrae a adolescentes, solitarios de mirada turbia y dealers, apenas un rectángulo de paredes despintadas y fachada decadente, la desaparición del cliente principal transformará las vidas de ambos en una novela de detectives de estos tiempos. "Una historia con la atmósfera de los VHS de los años 80, atravesada por teorías conspirativas sobre invasiones alienígenas que laten bajo los mostradores de restaurantes chinos", cuentan los autores. En A morir, Christian Broemmel y C. Castagna siguen la extensa tradición de escritores amigos que se juntan por el placer de imaginar y escribir. Y, en el proceso, construyen un adoratorio, un lugar para invocar el placer de las primeras lecturas, el asombro del cine que llega lejos y el encantamiento de la literatura.

 

Mañana sólo habrá pasado, de Sebastián Basualdo, ilustrado por Cristian Turdera (Letras del Sur, $ 380)

Tercer libro de cuentos del escritor y periodista nacido en 1978, que incluye diecisiete relatos que sondean los códigos familiares y las distintas versiones de una historia. "Sebastián Basualdo indaga, por medio de una prosa clara e intensa, en los valores de la amistad, en el primer amor, en lo que no se dice pero se presiente y en los dolores del pasado. Siempre desde la encarnadura de la experiencia, mostrándonos que el dolor, en ocasiones, puede transformarse en la mejor literatura", escribió Martín Kasañetz sobre Mañana sólo habrá pasado. Para pedir prestado al homenajeado, semanas después del Día del Padre.