Asunto Impreso

10 PREGUNTAS A MARIANO QUIRÓS

Mariano Quirós (Resistencia, 1979). Escritor y comunicador social. Ha publicado las novelas Robles (Primer Premio Bienal-CFI), Torrente (Premio Festival Iberoamericano de Nueva Narrativa), Río Negro (Premio Laura Palmer no ha muerto; publicada en Francia por la editorial La dernière goutte), Tanto correr (Premio Francisco Casavella) y No llores, hombre duro (Premio Festival Azabache; Memorial Silverio Cañada, Semana Negra de Gijón). Junto a Germán Parmetler y Pablo Black, publicó el libro de cuentos Cuatro perras noches, ilustrado por Luciano Acosta. Un jurado integrado por Fernanda García Lao, Félix Bruzzone y Elvio Gandolfo otorgó a La luz mala el primer premio en género cuento del Fondo Nacional de las Artes, edición 2014.

Dirige, junto a Pablo Black, el sello editorial Colección Mulita.

¿Cómo fueron tus comienzos en la escritura narrativa?
Tienen que ver con mis comienzos en la lectura, de niño, cuando veía las letras como cosas, como signos incomprensibles, y entonces las copiaba o simplemente hacía garabatos que para mí eran letras y que, se supone, escondían una historia. Fue un comienzo arduo, como se ve, pero creo que de a poco fui puliendo el asunto.

¿Te inspiró alguna persona o alguna situación en particular?
Me inspiraron los libros que leía y que me hacían feliz. Las ganas de replicar la felicidad de la lectura en la escritura. A eso le agregué lo bueno y lo malo que me pudo haber tocado en suerte, y de la mezcla surgió algo que espero sea más o menos interesante.

¿Existe un horario propicio para ponerte a escribir o cualquier momento es ideal?
Cualquier momento del día es ideal para escribir. Pero como soy occidental y cristiano me quedo con la mañana. Aunque ahora mismo sea de noche.

¿Cómo está ambientado tu lugar de trabajo y en donde lo haces usualmente?
Así como puedo leer en cualquier lado, también puedo escribir en cualquier lado. Así que mi lugar de trabajo es bastante despelotado o muy ordenadito, depende si me toca escribir en el trabajo, en un vagón de subte o frente a la computadora en casa.

¿Cómo surgió la idea de La luz mala dentro de mí y en qué te basaste para escribirlo?
Coincidió con una etapa en la que, casualmente, leí muchos libros de cuentos seguidos. Tenía ya unas cuantas novelas publicadas y no tenía mi propio libro de cuentos. Miré los cuentos que tenía escritos, elegí unos cuantos, los que tuvieran —o al menos que yo sentía que pudieran tener— algo que los ligara: vi que en todos, de alguna manera, había relaciones de familia o fragmentos de familias un tanto desesperadas. Escribí, ya que estaba, un par de cuentos más. Volví a elegir y entonces, sí, por fin vi la luz, que digo yo que al final no es tan mala.

¿Qué estás leyendo actualmente?

En estos días leí bastante: los poemas de Quizá fuera volviendo, de Salvador Biedma; Quema, de Ariadna Castellarnau; La construcción, de Carlos Godoy; Relatos del cuadrilátero, de Conan Doyle, que me regaló mi madre, y ahora estoy con Pie de Clive, de John Berger.

¿Cuáles son tus autores preferidos?
Digo dos que son amigos míos: Miguel Ángel Molfino y Orlando Van Bredam.

¿Qué autores recomendarías leer?

Recomiendo que lean a mis amigos, que son buenísimos; incluso los no escritores, pero esos ya son demasiado buenos. Así que haré fácil el asunto y voy a recomendar a Miguel Ángel Molfino y Orlando Van Bredam, a Matías Aldaz, Germán Parmetler y Pablo Black.


Si tuvieras que elegir un personaje de ficción de algún libro para sentarte a charlar un rato, ¿a quien elegirías?

Ralph Endicott, del cuento La muerte viaja en una Olivetti, de Miguel Molfino. Y el narrador y protagonista de La música en que flotamos, una novela preciosa de Van Bredam.

 

¿Existe algún libro famoso que te hubiera gustado escribir?

Ulises, El gran Gatsby, Moby Dick, Los detectives salvajes, Historia universal de la infamia, Interestatal, El camino de Ida… y más, muchos pero muchísimos más.

 

Muchas gracias Mariano por tus respuestas!!!!

Galería